Semana de mierda

Hay  momentos en la vida de todos que parece que todo sonríe. Yo estaba en uno de esos momentos. Profesionalmente todo va bien y con muy bonitas expectativas de futuro. En lo personal no me puedo quejar de nada.

Esta semana había empezado maravillosamente el lunes 18 donde pude disfrutar de un almuerzo con una gran persona. Ese mismo día pude comer con una mujer a la que admiro profundamente. Pero todo se torció radicalmente el miércoles 20 a las 9am y empeoró aun más a última hora del jueves para convertir esta semana sin duda en una de las peores de mi vida.

Aun así, confío en que solo sea un revés y tras lo que supone una semana de mierda absoluta que había empezado bien, vuelva a encauzarse hacía el positivismo que últimamente me rodeaba.

Tan solo tenía la necesidad de desahogarme.

Compártelo con tus contactos:
Share
Minientrada

Arroz con sepia en un buen restaurante

Arroz con sepia es seguramente un plato de la gastronomía española que todos nos podemos animar a preparar,  pero que no a todos nos sale bien. A veces lo mejor es comerlo en un buen restaurante.

Por motivos de trabajo este pasado martes he tenido que ir por Alicante y he podido disfrutar una joya  como esa preparada de manera exquisita.

El día no pintaba bien. Salir de casa a las 5 de la mañana. Lluvia. Tu compañera de viaje que se retrasa y toca esperar. Viaje a Bilbao a coger el avión y todo el camino con más lluvia y niebla. Vuelo vía Barcelona que se hace largo…

Pero  llegar a Alicante y que te reciba un sol radiante, que tu cliente te espere y reciba en el aeropuerto ya hacía presagiar algo mejor. Varias horas de reuniones y finalmente y casi a las 14h nos dicen que nos van a llevar a comer a un sitio chulo. Y vaya si lo era. El restaurante llamado El capricho de Raquel es espectacular por ubicación,  por decoración y posteriormente confirmado también por servicio y por cocina.

Nuestros anfitriones no nos dejan escoger; directamente ellos se encargan de pedir para todos: un poco de lacón y una ensalada de frutos rojos para empezar, un calamares a la plancha y finalmente un arroz con sepia.  Vaya manjar.

Hay veces que viajar por trabajo y pegarte una paliza de un día compensa. No descarto volver a hacer una escapada para comer en alicante. Repetir en este restaurante, por paliza que sea el viaje, si es que definitivamente compensa.

 

Compártelo con tus contactos:
Share
Arroz con sepia en un buen restaurante

Propósitos para 2016 (Parte II)

Tras los cuatro propósitos comentados anteriormente, toca avanzar y presentar el resto de mis propósitos para 2016:

PROPÓSITO CINCO: Dedicar más tiempo a mis sobrinos

Los tengo cerca y no los disfruto todo lo que me gustaría. Este año seguro que les dedico más horas de mi vida. Es el propósito de año nuevo que seguro me da más satisfacciones. Prometo acompañarles más en sus actividades, y verles por lo menos una vez por semana.

PROPÓSITO SEIS: Parapente/Caída libre

Llevo años ansiando hacer una de estas dos actividades. La pereza de hacerlo solo siempre me frena y es que ninguno de mis amigos se anima a estas cosas nunca; dicen que tienen vértigo… sin comentarios. Este propósito es más complicado de cumplir de lo que parece ya que para empezar hay unos en general unos requisitos de peso máximo para hacerlo. Por tanto en el proceso tocará cumplir el típico propósito que mucha gente se hace, perder peso y comer más sano. Yo tengo una motivación para hacerlo.

PROPÓSITO SIETE: Leer más

En el año 2015 habré leído apenas 6-7 libros (y un montón de comics).  En este 2016 pretendo dedicar más tiempo a la lectura. No prometo cantidades porque no es lo mismo leerse el hobbit que el señor de los anillos. La extensión marca la diferencia. Y para empezar esta misma noche me inicio con Criptonomicón. Me encanta en el mundo de la encriptación y este libro tiene muy buena pinta. Veremos si cumple las expectativas

PROPÓSITO OCHO: Mudarme de piso

Había que poner uno fácil y que seguro cumpliré. Ya tengo el piso y ahora solo falta hacer las maletas para largarme al nuevo piso. Bueno, eso y que me traigan la cama, poner internet… Pero este en enero lo doy por hecho seguro.

PROPÓSITO NUEVE: Volver a Galicia

El año pasado no pude acercarme por Galicia a saludar a mis antiguos compañeros de Disa. Y tengo muchas ganas de verlos, conocer al niño de Chus y por supuesto, volver a comer esas croquetas de marisco espectaculares que mi amigo Pepe pone en su restaurante de Betanzos. Tengo que fijar una semana para irme por allí. Y digo una semana para aprovechar el tiempo, disfrutar de la gastronomía, poteo con colegas y cuidarme un poquito. Un buen destino será alojándome en un balneario para recibir algún que otro masaje 🙂

PROPÓSITO DIEZ: Bajar de handicap 25

Tras dos años de clases de golf con el bueno de Emilio toca ya amortizar los palos y dar un salto de calidad en mi juego y resultados. Para ello tengo que alcanzar como mínimo un handicap 25. Difícil de conseguir pero apostaremos a por ello.

PROPÓSITO ONCE: Colaborar más

El buenismo siempre es bien recibido y este año tengo la firme promesa de ser más activo socialmente. Reforzaré mi actividad en la ONG en que ya participo, y en la medida de lo posible dedicaré algo de mi tiempo a mejorar la vida de otros.

PROPÓSITO DOCE: Contratar al menos a una persona más

Propósito directamente ligado al negocio. Si conseguimos crecer todo lo que pretendemos, me comprometo a contratar a un nuevo empleado. Si lo cumplo desde luego me daré por muy satisfecha ya que habré ayudado a una nueva persona a realizarse vitalmente. Además este hecho me ayudará a cumplir varios de mis propósitos entre los que estará descansar y desconectar más. Dos brazos más me vendrán bien seguro.

Estoy listo para cumplir mis propósitos de año nuevo

Y con esto ya he enunciado mis 12 propósitos de año nuevo. Se aceptan apuestas sobre si los conseguiré realizar o no. ¿Cuáles son los vuestros?

Compártelo con tus contactos:
Share
Propósitos para 2016 (Parte II)