De pirómanos y bomberos incendiarios en Cataluña

Que quede claro lo primero mi opinión contraria a saltarse la ley aunque no te guste y la puedas considerar injusta.

Mi absoluta discrepancia (y desprecio) con quien se siente martir, se cree pisoteado por la democracia, pero su actitud desde hace años la pisotea más. Incumplen la ley y no aceptan dialogar ni debatir con quien mantiene una opinión contraria en su parlamento. Niegan a pueblos de “su país” el mismo derecho que exigen para ellos.

Están en su derecho de querer independizar a Cataluña de España, pero tendrán que reconocerle el mismo derecho a quienes no quieran hacerlo. Ahora bien, ambos derechos se tienen que debatir con unas reglas aceptadas por todos. Y hoy en día estas reglas son las leyes y desde hace tiempo están siendo pisoteadas.

Y todo este esperpento que se está gestando desde hace tiempo hoy ha estallado. Que a la nula calidad política de quien debe gobernar a TODOS los que residen en “su país”, se haya respondido como se ha hecho, tan solo deja claro que los que gobiernan en España son igual de incompetentes.

Lo sucedido estos últimos meses era vergonzoso, pero lo que está pasando hoy es además deprimente. ¿Qué pasará mañana? Tras lo ocurrido hoy cualquier cosa es posible y más, porque una actitud represora en exceso y transmitida por las televisiones mundiales levantará simpatías y opiniones favorables hacia un gobierno de Cataluña que no tenía ninguna razón. Ni legal, ni moral.

Está claro que esta situación de posiciones encontradas no tiene una solución fácil, no pretendo decir lo contrario, pero lo que está claro que haber dejado pasar el tiempo como se ha hecho sin hablar, no ha hecho sino derivar en esta locura. Locura donde se ha pretendido apagar un incendio con gasolina.

La votación de hoy era ilegal, pero también era de chiste. Daba igual un resultado a la búlgara porque no tenía ninguna credibilidad; localidades sin urnas, sin un censo claro, con manipulación manifiesta de parte, sin tribunales que puedan recoger los resultados y dar fe de ellos…

Pero los excesos de hoy lo que transmitirán es una sensación de que existe un pueblo reprimido, cuando la realidad es que en ambos lados hay dirigentes que no están capacitados para ocupar los puestos que ocupan; son unos pirómanos echando más gasolina al fuego.

Seguramente si se hubieran tomado la medida “extrema” hace meses de suspender la autonomía hubiera habido show unos días, muchos se habrían puesto colorados, pero seguramente ya se hubiera superado y estuviéramos de nuevo en una situación de normalidad (o casi). Pero llegados al día de hoy, lo que se ha hecho es un despropósito tras otro.

Si hubiera vergüenza política, mañana debería haber dimisiones en bloque de TODOS los políticos de Cataluña, TODO el gobierno de España…

Qué tristeza de país donde todos nosotros hemos llevado al poder a estos pirómanos cuando hemos votado legalmente. Todos nos lo deberíamos hacer mirar.

PD: Acabo de oír en TV a un periodista de The New York Times decir que tras lo ocurrido hoy y como se hecho, se ha pasado de algo irrelevante a nivel internacional, a algo muy relevante. Una dimisión del gobierno mañana igual cambiaba el foco de atención.

Compártelo con tus contactos:
Share
De pirómanos y bomberos incendiarios en Cataluña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *