Política de izquierdas y de derechas

La visión tradicional de la política en el concepto de izquierda y derecha parece que llega a su fin. Lo proclama Pablo Iglesias, líder de podemos, y yo no quería creérmelo. Y no lo quería hacer porque mi cerebro se plantea que si esto no existe, algo tendría que tener yo en común con el ideario del PP y no hay nada que me genere más repelús.

Pues bien, ayer leí que Albert Rivera ha sido militante pepero durante años: «el actual presidente de Ciudadanos  es de derechas» y esto ha hecho que me replantee conceptos.

Este joven político tiene un discurso fácil, una capacidad dialéctica brillante, tiene formación, tiene actitud, aptitud y sobre todo tiene COHERENCIA. Llevo mucho tiempo escuchándole y si bien hay algunas cosas que no comparto con él para nada, al menos tengo que reconocerle que todo lo que plantea lo hace argumentado de manera coherente. Hasta la fecha plantea cosas con sentido, con una valoración económica adjunta y no se contradice a si mismo.

Este concepto de coherencia es lo que yo hoy por hoy demando en la política y en los políticos. Y esta coherencia, discurso y programa es algo que brilla por su ausencia en todos los defensores de la política de izquierda Vs derecha – PP Vs PSOE -.

En los últimos días estamos asistiendo al esperpento del PSOE nacional y del PSE Alavés. Día tras día se contradicen, que si expulsamos a imputados, que si lo haremos cuando lo sean por delito. Que quitamos a Tomás porque tiene el partido «con descrédito» pero en Álava no hacen nada cuando lo de aquí si es para mirarlo.

Pues si, el partido socialista en Álava pasará a los anales de la historia como uno de los mayores cortijos familiares que se recuerden. Pasamos de Txarli Prieto y Patxi Lazcoz repartiendose su tarta, a que estos se vayan pero ubiquen a sus parejas en sus respectivos lugares. ¡Y de qué manera las ponen! porque menos limpieza ha habido de todo. Y luego como a la pareja «Txarli y Cristina», el ex-alcalde Lazcoz ya no les cae bien, hacen lo imposible para cargarse a Maite Berrocal, actual candidata socialista a la vez que pareja de Patxi.

Eso si ni en Álava ni en Madrid aun nadie ha contado qué plantea ese partido de izquierdas para salir de la crisis, para mejorar y pagar la cobertura social y la educación, etc, etc.

Si nos vamos al otro lado, a la derecha copada por el PP nos encontramos algo radicalmente diferente a lo del PSOE pero con las mismas consecuencias. Ahí está todo plagado de corrupción pero al menos y salvo alguna «esperanza» despistada todos van a una y por el mismo camino.

Eso si, ese camino no es el de los ciudadanos; tan solo es un camino para sobrevivir y perpetuarse. Ideas y proyectos para mejorar esta sociedad, NINGUNA, tan solo como privatizar lo público para dárselo a mis amiguetes.

En mi opinión los representantes políticos electos están para gestionar lo público y no para privatizarlo. Si no lo sabes gestionar o no lo quieres hacer, VETE, pero no lo vendas ya que no es tuyo.

Conclusión, visto que ni la derecha ni la izquierda ofrecen nada por lo que votarles, uno mira a otros frentes. En mi caso actualmente me seduce el planteamiento de ciudadanos y que yo sinceramente no me atrevo a definir como de izquierdas ni de derechas. Sencillamente me parece que en un 80% de lo que dicen y proponen es de sentido común y asumible perfectamente por cualquiera.

Y esto es más de lo que uno puede esperar. Que haya cosas que no comparto está dentro de lo lógico y normal. Es más, se agradece para tener algo sobre lo que poder debatir.

Bienvenido Albert  y la mejor de las suertes a Ciudadanos. Creo que lo merecen aunque ahora se les acuse de «derechistas» o «catalanistas».

Crisis en los partidos políticos tradicionales
Crisis en los partidos políticos tradicionales. www-e-faro.info
Compártelo con tus contactos:
Share
Política de izquierdas y de derechas

Un comentario en “Política de izquierdas y de derechas

  1. Para ganar una miseria no necesitas conocer a nadie, ni estar en nada, de política ni de religión ni de sectas de poder económico, te vales por ti mismo, así funciona esto… ¿Sin política, qué obtienes por ahí? Miseria, temporalidad y paro, sueldos por debajo de mil euros, explotación e incertidumbre, y a los cincuenta años sin trabajo hasta la jubilación, que cobras lo mínimo, a no ser que tu padre sea el dueño de una empresa y te meta. No hay mercado laboral en realidad, es un mercado de familiares y amiguetes, solamente lo público puede hacer que cobres un sueldo digno que te permita hacer una vida para siempre, tener una familia, una mujer y sacar adelante unos hijos, pero para eso tienes que estar bien situado políticamente… Fíjaros lo que ha ocurrido con el mercado laboral privado, 6 millones de parados con la crisis de los últimos diez años, hasta los enchufados se han visto en la calle, con su vida rota por no cobrar nada o un subsidio de hambre, separaciones conyugales, conflictos, enfermedades y sufrimiento, mucho sufrimiento, mientras que lo público se ha mantenido, eso sí con una congelación de salarios. Y los que han logrado salir del desempleo, lo menos viejos, trabajan con salarios miserables, en muchos casos de la mitad que antes de la crisis, y en la eventuralidad total.

    Por el hecho de pertenecer a un partido político, tener un carné y pagar una cuota mensual o trimestral pequeña, no significa necesariamente que te den algo que valga la pena, un trabajo fijo y bien pagado, en lo tuyo, pagándote la titulación universitaria, tienes que tener contactos con la dirección, con gente que tiene capacidad de liberar fondos con poder con su firma para contratarte o sacar un plaza fija en algún organismo público… Pero si no conoces a nadie te da igual estar que no estar, a lo mejor pueden darte migajas, alguna subvención temporal pero que no te soluciona, sin contactos estar puede ser algo sentimental y emocional, de corazón, pero nada más… Hoy día ya no existe ni izquierdas ni derechas como hace unas decadas, solamente hay gente que tiene dinero y gente que no lo tiene, esas son las diferencias ideológicas y de clase en la actualidad.

    Un partido político es como la sociedad misma, si no conoces a nadie, nadie te da nada. Para que un partido político te meta y te acepte, te haga diputado o te de un cargo bien pagado sin contactos, tienes que ser alguien famoso por tu actividad profesional, como un partido nuevo que ha aparecido hace unos años que tiene varios artistas en sus filas, y algunas tías muy buenas muy agradables a la vista, tienes que ser alguien bien valorado socialmente… que les venga bien tenerte en sus siglas como publicidad para obtener más votos en las elecciones. Los que son de verdad de un partido sea de izquierda o derecha son los que llevan un pastón todos los meses y se solucionan la vida para siempre… el resto de militantes porque vayan a pegar carteles en las elecciones o de interventores o apoderados en las mesas de las votaciones, no lo son realmente porque no se llevan nada o apenas nada… La fidelización a algo siempre está en el dinero, así es la vida.

    ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *